Cuida tu puerperio

Cuando das a luz y tienes a tu bebé en brazos, todo lo demás se olvida, te olvidas de ti, de tu cuerpo y de tu mente, centrando todos tus esfuerzos en dárselo todo a ella o él, en su bienestar.

Pero dónde quedas tú y el templo que acaba de albergar tu bien más preciado, ese que quizás en otro momento volverá a acoger una nueva vida, ese que necesitarás hasta que la muerte os separe.

El puerperio puede ser una época explosiva y para un puerperio más feliz es preciso que cuidemos el postparto inmediato, dedicándonos más a nosotras mismas para estar mejor para ellos y ellas.

Fueron casi diez largos meses en los que tu cuerpo se modificó para acoger a tu retoño y todo tu organismo se esforzó para que ese chiquitín naciese así de feliz como lo tienes ahora en tu cálido regado

Por eso, es conveniente que ahora te fijes de nuevo en los cambios de tu cuerpo, para que nada enturbie la felicidad.

Aquí te dejo cinco señales que te dirán que algo no va bien y que no puedes dejar pasar.

  • Fiebre: es normal que con la subida de leche te notes un poco caliente pero no febril, cuidado con la temperatura corporal puede ser señal de algo más
  • Sangrado vaginal: ya sabes que cada mujer es un mundo y por lo tanto unas sangraremos más abundante o menos o durante más o menos tiempo, lo normal son no más de 20 días, pero tampoco es extraño que durante la cuarentena tengas algo de manchado. Fíjate que la cantidad no aumente, que él color sea como de regla y el olor no sea malo
  • Fatiga: evidentemente no va a ser la época en la que más energía vas a tener, ya sabes aquello de aprovecha a dormir mientras duerme el bebé ( como si fuese sencillo) pero debes apreciar cuando el cansancio se vuelve excesivo, puesto que podría ser una señal de anemia
  • Dolor: tu cuerpo ha pasado por un proceso de transformación intenso y volver a ser el mismo le llevará alrededor del año, tómatelo con calma, pero el dolor intenso nunca es normal. Es posible que estés marcada por una episiotomía, una cesárea o un desgarro. Observa tus heridas detenidamente y acude a un profesional si crees que las molestias son muy intensas. Ojo al dolor al amamantar, nunca debes sentir dolor al hacerlo, es señal de un mal agarre, una mala posición, frenillo etc, busca a tu asesora de lactancia o ibclc más cercana, ella te ayudará, no dejes que nadie te diga aquello de que hay que hacer callo, los callos sólo para comer.
  • Tristeza: es normal que durante los primeros días te sientas abrumada por los cuidados que necesita tu bebé, que añores tu barriga, tu vida anterior, te agobies por las visitas y comentarios de todos y todas. No debes sentirte culpable por sentirte mal con todo este cambio, tu vida acaba de transformarse brutalmente y nada volverá a ser lo mismo, sin embargo si este sentir no te deja disfrutar de la maternidad y empaña tu día a día pide ayuda, puedes estar ante una depresión postparto.

El puerperio, esos 40 días locos que te tumbaran pero te harán más fuerte.

Disfrútalos, pero no te olvides de tí, porque para cuidar debes antes aprender a cuidarte

#maternidadconsciente

#madreempoderada

#puerperiofeliz

#tribu_en_femenino

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.