Mitos, leyendas, creencias y cosas raras en torno a la lactancia materna

10269879 - breastfeedingCon la maternidad, sobre todo con la primera, te asaltan dudas e inseguridades que el entorno y la no sabiduría popular engrandecen y contribuyen a empeorar. Mitos tan instaurados que casi te hacen dudar de tu poder como madre, como mamífera.

Es fácil decir lo que decimos siempre las asesoras de lactancia, confía en tu cuerpo de mujer, confía en tí, todo saldrá bien, lo dificil es creérselo y tirar para adelante.

Nos han hecho creer desde muy pequeñas que necesitamos ayuda para parir, para criar, para amamantar, que nuestra leche es agua, que se crían igual con bibe, que no les pasará nada. Sin embargo todas sabemos los beneficios de dar teta a demanda y hoy te quiero contar las innunerables burradas variadas que te irás encontrando en el camino…

  1. La vecina dice- «Si amamantas no puedes comer de todo».  Seguramente en algún momento te han dicho que no comes ciertas verduras que le dará gases al bebé, o que non tomes bebidas con gas, o que las cebollas le darán gases, y por desgracia, si tu bebé realmente sufre de cólicos o gases has picado en la advertencia. Nada más lejos de la realidad puesto que no tenemos ningún conducto que pase del estómago materno a la teta. Si bien es cierto que hay alimentos que influyen en el sabor de la leche e incluso en el color, el bebé se adapta a este cambio y lo beneficia para la introducción de la alimentación complementaria.  De todas formas, ten en cuenta que aquellas substancias que pasan a la sangre también pasan a la leche, tales como alcohol, drogas o cafeína. Si tienes dudas de que lo que consumes está o no recomendado te recomiendo consultar una fuente fiable como lo es e-lactancia creado por los pediatras y farmacéuticos de APILAM
  2. Tu madre te explica «No vas a poder dar pecho porque yo tampoco pude» . Pues resulta que esto no es la casa del pueblo en herencia, la producción de leche depende única y exclusivamente del tiempo que inviertas en amamantar, es decir a más demanda más leche, así de simple. Olvídate del reloj, no cuentes tomas, ni tiempo, ni tanto en esta teta y tanto en esta otra. Simplemente disfruta el momento y ofrece teta siempre que tengas dudas de la necesidad que te quiere mostrar tu bebé, en el 90% de las veces acertarás. Tengo hambre=dame teta, tengo sueño=dame teta, estoy nervioso o nerviosa=dame teta, necesito a mamá=dame teta y ahí es cuando entra el punto 3.
  3.  La suegra  «No puedes darle siempre que quiere o jamás se la podrás quitar», que más quisiera yo… pero créeme llegará un día en que tú bebé no quiera saber nada de mamá. Dar teta a demanda no crea niños dependientes e inseguros como muchos te dirán ni siquiera afectará a tu vida sexual como otros mucho también te dirán (os volveréis más creativos, eso sí). La lactancia a demanda es una necesidad de nuestros cachorros, que deben tener una relación de dependencia con nosotras, porque es así, dependen de nosotras para alimentarse, ¿acaso has visto una cría mamífera más indefensa que la humana?  Si no as has oído hablar de la exterogestación aquí te dejo una lectura muy interesante.
  4. El panadero ( sí, sí, ese también sabrá de lactancia cuando tengas a tu niño o niña) «Amamantar duele, el pezón tiene que hacer callo».  NUNCA, repito, NUNCA es normal tener dolor en los pechos mientras amamantas. Normalmente es indicativo de un mal agarre, una mala colocación, un frenillo etc.. No dejes que el problema aumente y conlleve complicaciones mayores, busca a tu asesora de lactancia, IBCLC, matrona o pediatra respetuosos con la lactancia para que te ayuden, y recuerda que la mejor mano la encontrarás en tu grupo de lactancia, tu tribu estará ahí cuando las necesites.10907947 - mother breastfeeding, isolated on white background
  5. La cajera del super «Si bebes mucha agua ( también sirve leche) tendrás más» No hay NADA, repito, NADA, que pueda aumentar la producción de leche materna excepto amamantar a demanda, siempre y cuando el niño o niña muestre la más mínima señal de necesitar teta, que no siempre es hambre…
  6. Tu prima, que a sus tres hijos dio bibe «Dar pecho es muy esclavo» ¿que hace una madre que alimenta con biberón cuando el/la bebé se despierta a las tres de la mañana? ¿Qué hace una mamá que amamanta cuando se despierta bebé a las tres de la mañana? Nada más que añadir….
  7. La vecina del quinto «Con ese pecho tan pequeño no vas a tener suficiente leche» El tamaño del pecho es completamente irrelevante a la hora de amamantar, este viene definido por la cantidad de tejido graso, y este no interfiere en la producción de leche. Son las hormonas que se activan cuando nace tu bebé, y cada vez que se engancha a la teta,  las que inician la producción de leche dentro de las glándulas mamarias.
  8. La matrona del hospital (por desgracia poco actualizada en lactancia materna) «Dale un bibe que el calostro no alimenta y no tienes leche» Demasiado habitual, incluso en el sector sanitario, la forma en la que se desaprovecha el maravilloso oro líquido que fluye de nuestras tetas nada más nacer nuestra crianza.  Algunos expertos aseguran que el calostro es la primera vacuna natural que recibe el recién nacido y no les falta razón.  Entre sus propiedades está la de favorecer la flora intestinal, disminuyendo así el riesgo de alergias e intolerancias, facilita la expulsión del meconio por su efecto laxante, ayuda a prevenir la ictericia, y su alto contenido en vitamina A reduce la gravedad de las infecciones y las enfermedades oculares. Todo esto sin nombrar la fuente de anticuerpos , factores inmunológicos y leucocitos que aporta al sistema desprotegido del recién nacido. ¿De verdad vas a privar a tu bebé de todos estos beneficios? Incluso si has cedido alimentar con leche artificial, mi recomendación es darle igual las primeras gotitas de calostro para no perdernos este beneficio que jamás encontraremos en leche artificial.  Si el argumento es simplemente la cantidad, aquí te dejo una infografía que te ayudará a entenderlo y empoderarte ante situaciones habituales como esta.

Seguramente muchos más mitos se podrían añadir a este listado, pero quizás este post no tendría fin. ¿Me ayudas con tu granito de arena? ¿Qué te dijeron a ti que te dejó boquiabierta?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.